El Huracán Irma

Por: Andrés Carrera

Cuando yo era un niño y después adolescente, tuve la oportunidad de ir a Miami más de una vez, puesto que ahí vivía mi abuela materna. Recuerdo con claridad cómo en más de una ocasión la gente corría a los supermercados a comprar agua y comida enlatada para sobrevivir la llegada de un huracán. Recuerdo cómo las personas tomaban todo tipo de precauciones para evitar que sus casas terminaran con grandes daños.

La mayoría de las veces o la tormenta se desviaba, o llegaba tan debilitada que, si bien, arrasaba árboles y postes de luz no provocaba mayores inundaciones.

No fue sino hasta el huracán “Andrés” cuando realmente vi en persona la destrucción. Se pronosticaba que caería en Orlando y de repente cambió de rumbo causando mucho daño en un condado de Miami donde vivía una prima mía que alcanzó a salir con vida casi de milagro.

De manera que hablar de huracanes en esa ciudad no es hablar de nada nuevo. Todos los años existe lo que denominan la “temporada de huracanes”, cuyos nombres van en orden alfabético y la mayoría de ellos se forman y se disipan en el agua sin traer daño a nadie.

De hecho, una cosa que me impresiona haber visto, es como esta región del mundo se prepara para éste fenómeno climático usando la tecnología para detectarlos a tiempo y así salvar muchas vidas, porque de no ser por ella el número de muertos al año sería mayor por este tipo de tormentas.

Lo que nunca había visto son las vergonzosas actuaciones de líderes supuestamente cristianos ante estos fenómenos y quiero contarles tres de ellos:

1.- El año pasado el huracán Mathew, iba a llegar a la Florida, pero a último momento se desvió y arrasó con los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur. La reacción de Guillermo Maldonado y el alcalde de la ciudad de Miami me pareció un poco rara pero nada que me llamara demasiado la atención.

Lo que ellos dijeron y que pueden ver en: http://www.elreyjesus.org/events/2016/07/13/cap-2017/?lang= es, fue que un profeta había dicho que venía una tormenta y que Dios la había desviado para que se pueda dar la Conferencia Apostólica y Profética de ese año.

Recuerdo haberme preguntado ¿cómo podían estar tan felices de que se salve el CAP cuando muchos seres humanos en las Carolinas estaban sin casa y habían muerto como resultado de la desviación de la tormenta?

Lo tomé como una expresión de alivio y poca solidaridad humana y me olvidé al respecto hasta ahora.

2.- En agosto se dio el huracán “Harvey” que golpeó duramente a Texas y en especial a Houston, y ahí otro de los supuestos apóstoles salió a la palestra ya que el señor Joel Osteen fue extremadamente criticado al no abrir su iglesia para ayudar a los refugiados limitándose a pedir a sus seguidores que oren por las víctimas.

Debido al escándalo que se produjo en redes sociales finalmente la abrieron diciendo que la iglesia había estado inundada, cosa que unas fotos demostraron que era mentira.

3.- Pero nada se asemeja a la reacción del Sr. Maldonado, la Sra. Ana Méndez y el Sr. Rudy Gracia con la aparición del huracán Irma, que usted puede ver en las siguientes direcciones:

https://www.youtube.com/watch?v=h74CplHoYe8&pbjreload=10

https://www.youtube.com/watch?v=OkJ7uxCVz4k

https://www.youtube.com/watch?v=FU8R_qRNjI4 (alocución completa de Maldonado

Algunas consideraciones de estos videos:

  • ¿Porque algunos cristianos siguen diciendo, como el presentador de uno de los videos, que estas personas son creyentes? ¿Por qué los consideramos voces autorizadas? Charlatanes han habido en toda la historia, al igual que falsos profetas y gente que ha creado sectas en el nombre de Jesús, y eso es lo que son estas personas, nada más ni nada menos.
  • La señora Méndez que está en el mar poniendo “barreras” para que no llegue a las islas y a la Florida, como si ella tuviera la autoridad de Dios y cual Jesús pudiera ordenar lo que le provoca. ¿Será que realmente lo cree o pensó que habiendo la posibilidad de que se mueva podría hacerse famosa?
  • Esther Polanco dice que nosotros tenemos el poder de Dios adentro. Herejía inconcebible.
  • Me pareció raro por decir lo menos, la maldición a la tormenta hecha por el señor Gracia, ya que no sabía que tenemos el poder de maldecir.
  • Sobre la larga alocución del señor Maldonado me pareció interesante ver que él cree que tiene autoridad sobre el territorio de Miami, porque es el “apóstol encargado”, vaya usted a saber por quién y qué significa que sea el encargado, porque suena a “soy el virrey de Miami” que puede mandar a los ángeles a hacer algo.

En fin, un acontecimiento más donde los predicadores de este cristianismo del siglo XXI, hablan lo que se les antoja a un grupo de gente que les sigue creyendo todo lo que les dicen. Lo que estos “líderes” predican y viven es totalmente alejado al ejemplo de Cristo, tanto como comparar una mariposa con un elefante.

¿Podemos dejar de considerar a esta gente como predicadores equivocados, y tratarlos como lo que son, vendedores de humo, aprovechadores de la ignorancia de la gente, verdaderos demagogos religiosos, con grandes fortunas y un nivel de desvergüenza que sobrepasa todos los límites tolerables.

Ciegos guiando otros ciegos. ¿Dónde acabarán? Creo que es obvio.