Respondiendo a un dragón en mi garaje

Por: Andrés Carrera

La semana pasada quedó claro lo fácil que una filosofía puede entrar a la vida de nuestros hijos, debido a los supuestos pensadores modernos que inundan el mundo de los videos.

Al hacerlo comenté como uno de ellos usó un fragmento de un libro, para supuestamente probar que las creencias en Dios son casi que una histeria colectiva que nadie puede comprobar, y los jóvenes que ven esos videos lo creen sin ninguna duda.

Comentando sobre este mismo fragmento la página “Ateísmo para cristianos”, que se dedica a ridiculizar la fe, comenta lo siguiente:

“El muy conocido fragmento anterior pertenece al libro “El Mundo y sus Demonios” del Astrónomo y divulgador científico americano Carl Sagan. Al leerlo descubrimos que la historia del “Dragón en el Garaje” puede ser aplicada a prácticamente cualquier cosa que no exista o que por la escasez de pruebas, tenga muy poca probabilidad de existir; incluyendo principalmente a los dioses.

Amigo lector, al usted asumir que Dios es un ser invisible, que está en todos lados y que no puede ser probado con experimentación física, usted está tomando exactamente la misma actitud del dueño del garaje y su dragón imaginario. Cada vez que cualquier persona le exija un mínimo de pruebas para comprobar la existencia de su Dios, usted simplemente argumentará que por las características “especiales” ese Dios, las pruebas no se pueden aplicar.

En efecto, como lo plantea Sagan; según los creyentes existen miles de millones de “Pruebas” de la existencia de Dios. Incluso afirman que cientos de creyentes han visto esas pruebas (bien sea en forma de milagros o cualquier otro tipo de manifestación divina) pero lo curioso y extraño de estas “Pruebas” es que nunca son tan iluminadoras y concluyentes cuando hay un escéptico cerca. A mí personalmente me han invitado a comprobar “con mis propios ojos” el poder y la presencia de Dios” bien sea en alguna iglesia o congregación o en sesiones privadas; y confieso que la decepción ha sido mayúscula. Ni la más mínima evidencia de algo extraordinario o que siquiera insinúe la presencia de seres sobrenaturales. Claro, las excusas abundan en situaciones como esta:

– Lo que pasa es que sin Fe, nunca obtendrás las pruebas que necesitas. (Esta es una respuesta algo necia ya que si yo tuviese “Fe” de seguro no necesitaría ninguna prueba o vería “pruebas” en todos lados)

– Qué extraño!… que casualidad que hoy no ha ocurrido… pero puedes preguntar a quién desees y te dirán que las pruebas existen. (Sí, claro…)

– ¿Acaso no crees que tantas personas unidas alabando y orando a Dios no es suficiente prueba de que Él existe y nos escucha? (les juro amigos lectores que esta excusa me la han dicho varias veces)

Y, por supuesto, también existe la posibilidad de que ciertos creyentes deseen desesperadamente tener “Pruebas” de la existencia de Dios que no dudan en darle una “ayudita” a esas pruebas, falsificando o alterando la realidad para que personas incautas y de gran necesidad de creencia vean desechadas sus dudas; y así de paso, conquistar el corazón de alguno que otro Escéptico Ateo. “Para vender mentiras necesitas clientes”

Lo paradójico de todo esto es que si a usted un Musulmán o alguien que crea en un dios que no es el suyo, le ofrece “Pruebas” para comprobar la existencia de esa deidad diferente, de seguro usted se comportaría tanto o más escéptico que yo cuando usted me ofrece las pruebas de su Dios.

Y parafraseando a Sagan: “Qué diferencia hay entre un Dios que no es comprobable ni evidenciable con un Dios inexistente”… le respondo lo mismo que usted respondería al pedir pruebas de Alá, Zeus, Amon-Ra, Fantasmas o duendes… Ninguna.”

Ahí lo tenemos entonces en todo su esplendor. Los creyentes somos unos ilusos que no podemos probar que Dios existe, que somos tan necios que sin pruebas refutamos a otros dioses, mientras aseveramos que Aquel en quien yo creo es el verdadero. Ilusos, gente sin lógica, atrapados en el pasado, etcétera, etcétera.

Con esto, entonces miremos algunos argumentos que deberíamos usar con nuestros jóvenes para refutar tan pobres argumentos:

  1. La teoría del Big Bang, en sus cálculos, exige que en el último nano segundo alguien haya tenido que impulsar los procesos que dieron como resultado la vida.
  2. Si la tierra se moviera un micro segundo más rápido o más lento la vida humana sería imposible.
  3. La Biblia dice que el universo se expande y que tiene fin. Los científicos hasta hace poco pensaban que era infinito, hoy sabemos que terminará.
  4. Investiguemos solo como funciona un ojo humano y lo complejo de los mecanismos que necesita para ver y quedaremos convencidos que no puede haber salido de casualidad.
  5. Hagamos la pregunta filosófica sin repuesta para estas personas: ¿de dónde saco yo la medida de lo que es justo e injusto? Si no hay Dios, y todo es relativo no hay estándar para el bien y el mal.
  6. Nuestro ADN que nos hace una combinación única, que tiene una cantidad de variables que es imposible que no seamos creación.
  7. Como hizo Jesús para cumplir más de 300 profecías sobre Él, que podemos comprobar que se escribieron muchísimos años antes de que nazca.
  8. Cómo explicamos que todos los animales aparecieron en la tierra en un solo periodo geológico y dejaron de aparecer después de eso.
  9. Investiguemos la unicidad del planeta en que vivimos y nos daremos cuenta que está en el sitio preciso del universo, con un satélite a la distancia perfecta, con planetas grandes dentro del sistema solar que impiden que meteoritos la destruyan, y continúe diciéndome que es por casualidad.
  10. Intentemos explicar de dónde sale nuestro deseo intrínseco de encontrar significado a nuestra vida, nuestra búsqueda de trascender y porque no nos conformamos con el simple existir como los demás seres vivos del planeta.

Hasta ahí voy a llegar por hoy. Le podría dar 40 más sin mucho esfuerzo. Tiene bastante que investigar o conversar con los que ven estos videos. Por favor no le tenga miedo a encontrar que no hay un Dios. Créame los que carecen de argumentos son los ateos. En el momento que usted solo empieza a mirar con detenimiento se dará cuenta de la ridícula ecuación matemática que usan:

NADA + NADIE = TODO LO QUE EXISTE