Blog

Sri Lanka

Publicado el

Por: Andrés Carrera

En estos últimos días han sufrido tremendos reveses las creencias neo-pentecostales de prosperidad y decretos. Hoy comentaremos sobre la primera, y la otra semana sobre el fracaso del declarar y decretar tras la muerte del cantante Julio Melgar.

La primera de estas teorías antojadizas, defendidas por la mayoría de los predicadores que se presentan en los canales cristianos, nos dice que todo creyente debe ser económicamente próspero puesto que la pobreza es producto del pecado, o la falta de fe, y que incluso la riqueza del mundo será dentro de poco, transferido de las manos limpias a las manos de los creyentes.

Además los creyentes debemos esperar que todo nos vaya bien, puesto que Dios está listo a protegernos de todo mal y dolor, y si eso no ocurre es porque nuestra fe es débil.

Esta semana, los acontecimientos en una isla asiática, llamada Sri Lanka, han puesto estas teorías en ridículo, pues nos han mostrado una realidad que no queremos ver en el mundo occidental, que es que en pleno siglo XXI, cuando todo el mundo lucha por las libertades, a los cristianos se los persigue y asesina por su fe.

Tuve el honor, hace años, de conocer e interactuar, en un seminario de evangelismo que duro 15 días, con creyentes de África y Asia, incluso uno de mis profesores era de Sri Lanka, y conocer de cerca, como ellos eran perseguidos por su fe, y como tenían que hasta esconderse para poder predicar el evangelio.

Solo para que tengan una idea de lo que pasa en el mundo, y que nadie quiere oír, porque estamos felices pensando que Dios está solo pensando en nuestro bienestar económico y físico, permítame mostrarle lo que las estadísticas dicen de lo que sufren miembros de la iglesia de Jesús, en pleno siglo XXI, mientras nosotros predicamos de una fe de felicidad terrenal.

Los números de acuerdo a la organización Puertas Abiertas, reconocida como una fundación seria y dedicada a llevar el evangelio a sitios prohibidos son los siguientes:

Al mes:

345 cristianos son asesinados por sus creencias

105 iglesias o edificios cristianos son quemados o atacados

219 cristianos son detenidos ilegalmente, arrestados y sentenciados por su fe.

Según ellos 1 de cada 9 cristianos experimenta fuertes niveles de persecución a nivel mundial.

En una de las iglesias de Sri Lanka, el atacante hizo el mayor daño posible, puesto que lo hizo en el momento en que los niños salían de la escuela dominical, hacia donde tomaban el desayuno, y en ese momento detonó la bomba, matando a casi todos ellos.

Si usted lee en la página web de Puertas Abiertas los testimonios de estos creyentes no podrá evitar que lágrimas salgan de sus ojos.

Mientras tanto, supuestos miembros del mismo cuerpo de Cristo, no recogen dinero para ayudar a estas personas, no le dicen a sus congregaciones que oren por ellos, no, están preocupados de orar porque el Señor los colme de bienes y felicidad aquí en la Tierra, multiplicando lo que ellos fielmente dan en diezmos y ofrendas.

¿Usted se imagina lo que pensaría de esos creyentes y sus oraciones, aquella mujer que aún no encuentra a su hija tomada rehén por un grupo armado por ser creyente? o ese padre que le acaba de decir adiós a su hijo que estaba en una escuela dominical.

Siempre me dicen que yo no debo atacar a estas personas que predican así, que no debo dar nombres, ni identificarlos, porque ellos responderán al Señor, y efectivamente veremos el día en que la justicia divina actué, y tengan su justa retribución por engañar a tantas personas, pero yo lamento, no tener la indiferencia para no decir nada al respecto, con la esperanza, de que tal vez, alguien que está en una de esas Iglesias lea esto, reflexione y deje esas congregaciones que engañan a sus adeptos.

Si algo demuestra lo que está pasando en este mundo hoy, es que Jesús tenía toda la razón cuando nos anticipó que seríamos perseguidos, que tendríamos aflicción y sufrimiento aquí en la Tierra por seguirlo, y nunca nos dijo que nos llenaríamos de placeres y dinero.

Cuando alguien en el cuerpo de Cristo sufre, sufrimos todos, y nadie debe permanecer indiferente, y mucho menos ofender sus memorias, diciendo que eso le pasa a gente de poca fe o que no pide como es debido.

Si el comentar sobre esta matanza sirve para que algún engañado salga de estos verdaderos cultos, entonces, toda la rabia y el dolor con que escribo estas líneas bien habrán valido la pena.

Síguenos en nuestras redes:
error