Blog

Julio Melgar

Publicado el

Por: Andrés Carrera

Debo empezar aclarando que lo que voy a escribir no tiene nada que ver con el ser humano que fue Julio Melgar. Todo lo que he oído y leído de él me hace pensar que fue un lindo ser humano y un cristiano comprometido.

Lo que voy a tratar es como la creencia neo-pentecostal de declarar y decretar no solo es mentira, sino que produce más dolor y un resentimiento con Dios en los familiares y amigos del cantante, ya que, sienten que Dios no hizo lo que estaba comprometido a hacer por Su Palabra.

Según todos  los que oraron por él, la declaración de sanidad que hicieron lo había curado y era solo cuestión de esperar el momento en que lo certificaran los médicos. Uno puede ver  videos grabados en la casa de Julio Melgar, donde personas como  Marcos Witt nos dice que ya profetizó su sanidad, otro de Cash Luna, que con un grupo de personas oran por la sanidad decretándola hecha, y durante presentaciones públicas de Marcos Barrientos orando por él, con el presente, y declarando su sanidad, y a la cantante Christine De Clario, que empieza a orar por él y en un momento le dice a Dios que “no aceptaremos un no por respuesta”.

La gran pregunta entonces es ¿qué paso?, porque ninguno de ellos nos va a poder decir que el hermano Melgar no tenía fe, de hecho, en un video, se ve a su hijo, entrevistado por Marcos Witt, diciendo que la fe de su padre ha sido un ejemplo para él. Si yo tengo el poder para declarar y decretar para que las cosas sean hechas y el hermano Melgar tenia fe, ¿porque no se sanó?

Hasta ahora veo en el internet, una explicación de alguno de ellos de que falló, de como si más de uno tiene el don de sanidad y lo muestra ante multitudes, ese don no se dejó ver con este cáncer diagnosticado.

Si solo fuera que ellos quedaron en ridículo y que se demostró una vez más que sus enseñanzas teológicas son una farsa y que están totalmente equivocados, esto podría tomarse como algo bueno. Pero no lo es, es una tragedia. La misma tragedia que viven las familias a las que por años les han decretado sanidades, y que al no cumplirse terminan resentidos con Dios y algunos se van de la fe.

Qué pena me da a mi pensar en la esposa y los hijos de él, que encima de tener que lidiar con la pérdida de su ser amado, tienen que estarse preguntando porque Dios los abandonó, y que la mayor fuente de consuelo que deberían tener, nuestro Padre y Su amor, ha pasado a ser el culpable de su dolor.

Siempre me impresiono oír predicas donde personas como Dante Gebel, decía que su esposa tuvo un periodo de resentimiento con Dios, porque este se llevó a su padre y no lo sanó, a pesar de las oraciones de ella. Como que Dios tiene que dejarnos aquí para vivir para siempre. Pero, peor está la declaración de que no aceptó un no por respuesta, como que nosotros tenemos siquiera el derecho de hablarle a Dios de esa manera. ¿Quién me creo que soy, para decirle al creador del universo, lo que debe hacer o no?

El orgullo del hombre no tiene límite, y con esta creencia lo que estamos diciendo, motivados por ese orgullo es, “Dios yo declaro y como yo soy importante, tu que estas a mi servicio, lo tienes que hacer, sin importar cuál sea Tu voluntad”, que como usted verá nunca se la preguntan.

Ahora, después de ver tantos videos yo tengo una pregunta sencilla, ¿no se supone que ir a la presencia de Dios es el objetivo final de todo cristiano? ¿Lo que todos soñamos, anhelamos?

No quiero parecer insensible y entiendo, que todos quisiéramos tener a nuestros seres queridos el mayor tiempo posible entre nosotros, pero si ve los videos, pareciera que es una afrenta que Dios se lleve a un cristiano, no entrado en años, a Su presencia.

Yo no sé usted, pero si el Señor me llama a Su presencia, será el día más feliz de mi vida, habré  llegado a casa, habré emprendido el viaje soñado. Mi familia quedará triste, pero para mí no puede haber día más espectacular.

Pues, permítame decirle que al ver lo que los cristianos exigen pareciera que el hermano se fue al peor lugar del mundo y que la muerte tuvo una victoria al llevárselo, cuando es todo lo contrario, ni el cáncer logrará que él no este con su Señor para siempre.

Que lejos están esas declaraciones de los tres amigos del profeta Daniel, de los cuales puede leer en el capítulo 3 de su libro. Cuando el rey les dice que los va a freír en un horno, ellos simplemente le dijeron que no adorarían a los dioses de él y que proceda, porque su Dios es suficientemente fuerte para librarlos de esa muerte, pero si aun Jehová decidía no hacerlo, ellos igual solo lo adorarían a Él.

¿Dios puede decidir sanar a alguien?, por supuesto, pero no está obligado por nuestros deseos a hacer nada, y lo que Él decida estará motivado por Su infinito amor, aunque usted no entienda porque lo hace.

Eso es fe.

Síguenos en nuestras redes:
error