Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad

Juan 4:23-24

Música

El ministerio de música tiene dos características que nos unen a Dios.

  1. Dios creo el mundo de la nada.

Cuando un músico toma un instrumento, tiene apertura para crear de la nada, componer y ejecutar canciones para alabar a Padre.

  1. Dios es excelencia.

El Salmo 33:3 nos invita a brindarle Dios la mejor música ejecutándola con destreza y alegría. Cuando un músico produce una canción, esta debe ser perfectamente ejecutada para que pueda trasmitir su  expresión y darle la gloria al Padre.

Entre las cualidades de los miembros del ministerio de música mencionamos:

  1. El testimonio de vida de cada miembro del ministerio de música es fundamental para lograr un equipo unido y coherente que busca la excelencia y la adoración genuina a través del don que ha recibido.
  1. En la carta a los Filipensens, Pablo anuncia: “Nada Hagáis por vanagloria, más bien con humildad…” El corazón de un servidor en este ministerio irá madurando camino a la sencillez y humildad, tal como lo fue Jesús. De esta manera los miembros logran alejarse de la vanagloria y utilizan su talento en favor de llevar a la congregación a un acercamiento al corazón de Dios a través de la música.

 Entre las aspiraciones del ministerio de música tenemos:

  1. Lograr que los miembros crezcan cada día en la palabra de Dios. De esta manera se logra sabiduría para escoger sabiamente los cánticos. Conocer profundamente las escrituras lleva al equipo a tener entendimiento del contexto de los cánticos y se puede mantener una ministración poderosa durante los servicios.
  1. Ser un grupo con los mismos ideales dejando de lado los mitos y los nudos religiosos que impiden un ministerio de excelencia.

Mitos por superar: 1. No importa ser músico mediocre o tocar con instrumentos medios dañados, lo importante es que el espíritu fluye en mí y así puedo adorar. 2. Mi participación activa es solo en escenario y como no soy el cantante no necesito saber de las escrituras 3. En el templo la música debe ser solemne y sin mucho ruido.

Nudos religiosos por superar: 1. Si la vestimenta no es formal, no es acorde para subir a un altar. 2. Si el músico no es bautizado y de testimonio insuperable no debe estar en el púlpito dando mal ejemplo.

 

Entradas Recientes

Síguenos en Facebook

Archivos