Blog

Transferencia de Espíritus

Por: Andrés Carrera

En todos estos años escribiendo acerca de las herejías neo-pentecostales como prosperidad, apóstoles y profetas, liberaciones, unciones con caídas, etc., no había nunca comentado una, porque no sabía que existía hasta hace dos semanas y es la transferencia de espíritus.

Según esta teoría, esta transferencia es una de las estrategias más poderosas e influenciadoras de Satanás y reconocerla responderá muchas preguntas sobre los cambios negativos en la familia, amigos, en la iglesia y hasta en uno mismo.

Dicen que así se explica el cambio de un hijo que ha sido obediente y que al acercarse alguien que respeta y admira, este puede pasar su espíritu de rebeldía a él. Así mismo, cuando un pastor asociado tiene un espíritu de división, él siembra lo mismo en los miembros de la iglesia que lo escuchan, y se produce un éxodo de hermanos en esa institución.

Según ellos esto se produce por esta estrategia en la que se transmite de una persona a otra, no un demonio, sino el carácter, la actitud o el motivo de una acción.

Ellos explican esta transacción de esta forma: “Las acciones de cada persona exhiben un cierto espíritu. Por ejemplo, una persona puede demostrar un espíritu gentil, un espíritu travieso, o un espíritu rebelde por sus acciones. El espíritu de una persona puede ser influenciado por las fuerzas espirituales del bien o del mal y él puede transferir su espíritu a otros sobre bases personales o de grupo”.

Según esta teoría Satanás usa esta estrategia para evitar que Dios pueda:

1.- Poner Su espíritu (Espíritu Santo) dentro de un creyente de tal manera que sea capaz de vivir para Él.

2.- Preservar el espíritu en santidad hasta el regreso de Cristo Jesús.

3.- Usar al hombre de espíritu recto para Su reino.

4.- Evitar el avivamiento en la iglesia.

También Satanás combina sus ataques al espíritu del creyente con un ataque a su lengua. La lengua es usada por Satanás para provocar una brecha en el espíritu. Una brecha es un lugar abierto, un agujero que provee entrada al enemigo. Cuando Satanás hace que peque el creyente con su lengua, ha creado una brecha que provee acceso al espíritu.

Para probar esta antojadiza idea usan dos versículos que son:

“Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (2 Corintios 11:4).

Como observará nada tiene que ver esto con una transferencia demoníaca, lo que se advierte es que no aceptemos otra predicación que no sea la de Cristo.

Números 11:16-17: “Entonces Jehová dijo a Moisés: —Reúneme a setenta hombres entre los ancianos de Israel, de los que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales, tráelos a la puerta del Tabernáculo de reunión, y que esperen allí contigo. Yo descenderé y hablaré allí contigo; tomaré del espíritu que está en ti y lo pondré en ellos, para que lleven contigo la carga del pueblo y no la lleves tú solo”

Notará que si existe alguna transferencia, ésta la hace Dios y que no es a eso a lo que se refiere el pasaje, sino a poner en ellos la capacidad para dirigir al pueblo en alguna forma.

Pero la estrategia de Satanás no termina en evitar que Dios haga algo, sino que incluye la transferencia de un espíritu maligno.

Entonces a los que creemos nos pone un espíritu de incredulidad, o de murmuración o de rebelión, etc.

La conclusión a la que llegan dice así: “Esta poderosa estrategia de transferencia de espíritus cuenta para muchas de las batallas espirituales peleadas por los creyentes hoy. Cuenta para los cambios abruptos de un comportamiento positivo a uno negativo que observamos en aquellos que nos rodean. Explica por qué dos niños, criados en el mismo hogar, que reciben la misma educación cristiana, pueden comportarse tan diferentemente. Es la razón detrás de las divisiones en las casas, en las amistades y en las congregaciones. Cuando mantienes una cercana asociación con o vienes bajo la influencia de una persona con un espíritu más poderoso que el tuyo, estás abierto a la transferencia de ese espíritu a tu propio espíritu. Estás influenciado por ese espíritu y es transferido a ti”.

Para que un espíritu no se me transfiera debo hacer cosas como controlar mi espíritu, controlar mi lengua, cuidar mis afectos, seleccionar cuidadosamente mis socios, cuidar mis sentidos físicos y tener precaución con la imposición de manos.

No hay nada en la Biblia que nos hable de esto, pero esto parece importar poco para estos hombres de teorías espirituales novedosas que en nada se diferencian del agua santa, la rosa de la prosperidad y cosas por el estilo.

Una cosa es influencia ya sea mala o buena y otra muy distinta transferencia de espíritus.

¿Se imagina usted la envidia que tendría el cómico mexicano Cantinflas ante esta “joya”? Él no lo podría haber explicado mejor.