Blog

Señales de Peligro

Por: Andrés Carrera

A menudo entre la búsqueda del matrimonio perfecto y en la búsqueda de  tu “media naranja”, algo sucede. Es fácil pasar por alto las cosas que pueden no parecer tan graves si las colocamos en la mesa, pero estas podrían convertirse en  patrones destructivos una vez casados.

Nuestros matrimonios son más saludables cuando antes de casarnos reconocemos las señales de peligro en nuestras relaciones, en lugar de no ver los problemas o no hablar de ellos y resolverlos. Dios se preocupa por las decisiones que tomamos y nos dejará ver estas señales, antes de elegir unir nuestras vidas para siempre.

Hoy, quiero mostrarles algunas señales de peligro que deben revisar antes de hacer una decisión tan importante:

1.- ES CREYENTE.- El matrimonio puede ser bastante difícil y añadir a eso la presión de las opiniones espirituales opuestas, generará un gran apuro cuando las “presiones” normales de la vida ocurren. Si tienen creencias muy diferentes ahora, no asuma falsamente que logrará “convertirlo”, o cambiar sus convicciones más tarde. Puede ocurrir, pero puede que no, y habrá mucho sufrimiento en el camino.

“No se unan en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” 2 Cor. 6:14

2.- ES ABUSADOR.- No siempre los “abusadores” son hombres, porque las mujeres luchan con esta misma trampa también, y el hombre en su vida puede sentir que es difícil hablar del problema o encontrar ayuda.

Salmo 11:5: “El SEÑOR prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia“. Este versículo nos recuerda cómo Dios se siente con el corazón que instiga la violencia. Nadie merece ser abusado. Nunca. Aléjese rápidamente de aquel que le cause daño físico, verbal o emocional profundo. El matrimonio debe construirse sobre el amor profundo y el respeto, y el abuso de cualquier tipo no tiene lugar allí.

3.- ES CONTROLADOR O MANIPULADOR.- El comportamiento sutil y peligroso de esta persona puede indicar grandes problemas por delante. Lo que podría disfrazarse como “sólo me preocupo por ti”, puede ser realmente una necesidad de control constante o un corazón lleno de celos. Él o ella quieren dominar y se esfuerzan por tomar decisiones por usted, especialmente con respecto a con quién usted pasa su tiempo. Llama con frecuencia, siempre con los ojos cerca de usted, o acusa falsamente de no ser fiel. A menudo, bajo su alcance, puede comenzar a sentir que apenas puede respirar. Es sofocante. Por favor no viva con esto el resto de su vida, déjale ir, será lo mejor para los dos.

Santiago 3:16 dice: “Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa“. Y ese no es un buen lugar para comenzar un matrimonio.

4.- ES CONTENCIOSO.- Si su pareja no puede controlar su temperamento antes de casarse, seguramente no lo hará después tampoco. En la mayoría de los casos, su comportamiento empeorará. Solo buscará contender y más en frente de las personas que amamos con palabras crueles e hirientes. Tómese el tiempo para ver cómo responde en diferentes escenarios, especialmente cuando está bajo presión.

Proverbios 25:24: “Mejor es estar en un rincón del terrado, Que con mujer rencillosa en casa espaciosa“. Lo mismo es con un hombre.

Esto es más que, “Estoy teniendo un mal día”. Un patrón de negatividad, palabras duras y temblores con gritos. La clave es – ¿se da cuenta de que es un área de debilidad que ella desea que Dios cambie? Si la respuesta es “no”, manténgase alejado.

5.- ES SEDUCTOR.- Los comportamientos adquiridos antes del matrimonio no van a desaparecer mágicamente una vez que digas: “Acepto”. El pecado sexual nos atrapa en patrones destructivos, que serán difíciles de romper. Sin embargo, el dolor a los errores del pasado, no deben tener ningún control sobre nuestro presente y futuro. Dios redime, libera y desea hacernos nuevas criaturas.

Hagan la elección juntos para vivir por sus estándares en su relación. Las mentiras del mundo dicen que el sexo antes del matrimonio es normal, que no es gran cosa. Pero, es un gran negocio. El corazón de Cristo busca lo mejor para el que ama, deseando construir, proteger y alentar patrones saludables y seguros.

En la historia de José en Génesis 39, vemos a la esposa de Potifar persiguiéndolo con ataques sexuales día tras día. Fue implacable. Pero José no cayó. La Biblia dice: “huyó.” Hombre sabio, usted haga lo mismo.

6.- ES MENTIROSO.- Todo matrimonio debe ser construido sobre la confianza. Sin esto como una base firme, usted está en problemas desde el principio. Entonces, ¿qué pasa con esas “pequeñas mentiras blancas” que empezó a notar en el camino? En realidad, no hay tal cosa como pequeñas mentiras blancas. Cualquier mentira es para ocultar, engañar o manipular la verdad. No hay lugar para la deshonestidad en una relación sana y amorosa. Es una trampa peligrosa y siempre te quedarás preguntándote qué esconde.

En Jueces 16, leemos la historia de Dalila, quien conspiró y engañó al hombre fuerte Sansón, siempre, siempre lo engañó. Fue seducido por sus seducciones y cayó en profunda destrucción a causa de ello. Cuando somos dejados a nuestros propios pensamientos, nosotros, podemos ser como Sansón, perderemos la señal de que hay problemas por delante.

7.- ES ADICTO.- Esta persona necesita libertad que sólo puede venir admitiendo su problema, buscando ayuda profesional y apoyándose en la fuerza que solo Dios  puede dar. La adicción al alcohol, las drogas, la pornografía son hábitos destructivos que conducirán a profundos problemas por delante. Y aunque su relación pueda parecer desafiarlo en la dirección correcta, no se deje engañar porque el problema continuará sin la mano y la responsabilidad de una ayuda profesional.

No es usted quien liberta y su papel no es tratar de cambiar su corazón. Sólo Dios puede hacer eso. 1 Cor. 6:12 dice: “Todas las cosas me son lícitas, pero no todas las cosas son provechosas. Todas las cosas me son lícitas, pero yo no seré dominado por nada”.

8.- ESTA DISPUESTO A ABANDONAR EL NIDO.- Es difícil vivir un futuro de ser una sola carne cuando uno de las parejas aún está MUY unido a sus padres. No hay nada malo en tener relaciones cercanas y saludables con nuestros padres a lo largo de la vida, hasta que esta no consuma su toma de decisiones o controle su matrimonio.

Los padres están destinados a ofrecer protección a los hijos pequeños, incluso jóvenes, pero al casarse, el cónyuge debe dar ese primer lugar de liderazgo y cuidado, bajo la autoridad de Dios. Hable acerca de los límites saludables antes de casarse, no lo desestime como “no es gran cosa”. Puede descubrir más tarde cuán grande fue el error. “Por esto el hombre dejará a su padre ya su madre, y se unirá a su mujer; Y serán una sola carne. “Génesis 2:24

Los matrimonios más saludables no son formados por dos personas “perfectas”, sino por dos personas perdonadas que tienen la capacidad, por la gracia de Dios, de ofrecer perdón el uno al otro.