Blog

Hasta cúando no denunciamos esto

Por: Andrés Carrera Del Río

Mi padre tenía un dicho que era popular en su época, él decía, “Hasta cuándo padre Almeida”. No sé exactamente de dónde venía esa expresión, pero hoy es necesario cambiarla a “Hasta cuándo dirigentes de la iglesia evangélica”.

Si usted es un lector regular de este blog, sabe que la primera idea, por la que iniciamos, era para aclarar las cosas que dice un movimiento seudo-evangélico, que se ha denominado “de la declaración positiva” o “de la fe”, y hoy esto se ha convertido ya en algo inaguantable.

La última novedad de este grupo, se da por uno de sus líderes: el Sr. Guillermo Maldonado. Este autodenominado apóstol ya sobrepasó cualquier acto anterior y eso que ha hecho muchos que hemos denunciado en este sitio.

La historia comienza con un video subido el 17 de febrero en donde aparentemente no mucha gente conocía del virus.

Lo puede ver: https://www.youtube.com/watch?v=xZYeh6b1DvM

Desconozco si usted tendrá la paciencia de verlo todo, así que permítame resumirlo:

  • Se inventa que el virus arrancó porque una serpiente mordió a una persona, y que por tanto es del diablo. Es la primera vez que escucho que así empezó la pandemia. Habla de no ser “llanero solitario” y que va a orar con otros que tienen “autoridad” y llama a alguna gente a orar por China, para que Dios perdone los pecados de ese pueblo, y él, con la autoridad que supuestamente Dios le ha dado, ordena que el virus muera de raíz y prohíbe que se propague, y que todos los enfermos sean sanos, pues así lo declara. Dice escriba la hora, para que sepan cuándo se va a acabar, porque él ha desviado como 14 huracanes que iban a Miami. Escribí al respecto en un artículo anterior denominado “El huracán Irma”.

Luego de esto encontramos a este señor en una reunión en la iglesia de Miami, en un video subido el 7 de marzo del 2020 y que puede ver en: https://www.youtube.com/watch?v=sadGYTRLOk0

Aquí continúa con su verborrea de la autoridad y el demonio del virus.

El día 16 de marzo, el periódico Nuevo Herald de Miami, publica una nota reseñando lo que había sido el culto en la iglesia “Rey Jesús”.

La puede leer aquí: https://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article241226711.html

Lo que dice es espeluznante, como por ejemplo mencionar que Dios no lleva gente a su casa para que se contagien, o un pastor de esa congregación diciendo que lo más importante es la donación de dinero para que se protejan del virus.

Después de todo este teatro, en los siguientes días, la iglesia saca un comunicado de lo que hay que hacer para protegerse del virus y diciendo su proceder para que este no se propague, con lo que reconocen que la “atada del virus” no sirvió y cancela por orden de las autoridades una cruzada evangelista en Honduras.

Explica lo que pasó en: https://www.youtube.com/watch?v=s5k3hhPKyQg

El día 17 de marzo publica una oración en que declara que el miedo se va, que no debemos tener temor y ordena en el nombre de Jesús que el virus muera y que hay promesa de sanidad mal usando el verso de Isaías que le encanta nombrar.

Esta oración está en: https://www.youtube.com/watch?v=9gZcAvAQl2c&t=13s

Finalmente el 20 de marzo, publica un video de una hora, que solo he visto por partes, donde sigue con lo mismo y tiene la desvergüenza de decirle a la gente que siembren con él, es decir que den dinero al ministerio, porque este es el tiempo de hacer eso y no de refrenarse. Pide para que haya gente en EEUU y fuera de ese país también y luego de eso oran para que la gente reciba a Cristo, cuando muchos se deben haber ido después de escuchar el pedido de dinero.

Lo puede ver en: https://www.youtube.com/watch?v=Y1RdDt0I0lI&t=504s

Ahora, con todo esto yo solo tengo dos preguntas: ¿Hasta cuándo vamos a permitir que este hombre diga que es evangélico y nos llene de vergüenza? ¿Acaso pensamos que porque adorna todo lo que dice con la Biblia y Jesús, es un seguidor de Cristo?

Es tiempo de levantarnos todos aquellos que tenemos una voz en nuestras congregaciones locales y desenmascarar a este encantador de serpientes, y llamarlo por lo que es: un embustero que no representa al cristianismo evangélico del mundo. Debemos por ética, contarle a nuestras congregaciones lo que hace y dice y que estos sepan que eso no es verdad.

Seguir callando es ser cómplices y encubridores, y aunque entiendo que no es el único, por alguien tenemos que empezar. Tiene que sentirse y verse la posición de los líderes que no estamos de acuerdo con esto y como dijo el presidente de mi denominación de mi país decirle a todo el mundo que no son apóstoles sino apóstatas.

Algún día, nuestro padre celestial demandará nuestro silencio, que no nos avergoncemos por no haber defendido al cristianismo evangélico como debimos.

Síguenos en nuestras redes: