El Método de Jesús.

El mensaje de Jesús era parte de Él y Él era parte de su mensaje. Al mostrar una actitud de servicio, cuidado y amistad, todas las personas se sentían atraídas por Él.

Si aplicamos el método y la actitud que tenía Jesús, con el tiempo notaremos que incluso las personas más reacias y endurecidas de corazón, estarán abiertas a recibir y escuchar el mensaje de Salvación.