El camino de Dios no es atractivo cuando alguien más nos ha perjudicado. Nuestro impulso natural es tratar de desquitarnos. Queremos ofender a las personas que nos han ofendido a…